El Pinsapo, una reliquia viviente y prehistórica del período Terciario


Este árbol, Abies pinsapo, debe su nombre al vocablo griego Abios que significa de larga vida, la longevidad de estos ejemplares puede alcanzar los 500 años.

Actualmente, se encuentra catalogado como árbol protegido en Andalucía en el Catálogo Andaluz de Especies Amenazadas, al ser una especie en peligro de extinción que solo podemos encontrarlo en algunas zonas de la serranía subbética. Concretamente, contamos con su presencia en tres parques naturales de Andalucía como son, el Parque Natural de La sierra de las Nieves y el Paraje Natural de los Reales de Sierra Bermeja en Málaga, y el Parque Natural de la Sierra de Grazalema en Cádiz.

Por ello, el Pinsapo es un emblema en Andalucía de la conservación vegetal, según la Directiva 92/43/CEE del Consejo Europeo, reconociendo su necesidad de protección. Así pues, los bosques de Pinsapos han sido integrados en la propuesta de Lugares de Importancia Comunitaria (LIC) y en el marco de la Red Ecológica Europea Natura 2000.

8620598021_ce3331f7ca_b

Hablamos de un árbol perenne de porte piramidal, que puede alcanzar hasta 25 metros de altura, de carácter robusto y tronco recto. Como conífera, sus frutos son piñas que crecen en la parte más alta del árbol, madurando a lo largo del mes de septiembre. Estas piñas crecen de la flor femenina, mientras que la flor masculina se asemeja a una especie de baya de color rojo o amarillo.

La siembra del Pinsapo debe realizarse en primavera, siendo recomendable hacerlo durante el mes de abril. Normalmente, tras la siembra, la germinación se inicia entre los 10 y 30 días posteriores.  Es un árbol que prefiere la semisombra, el suelo calizo y al que no debe faltarle humedad en el sustrato, sin que llegue a encharcarse.

En EntreSemillas puedes encontrarlo como planta en:  http://entresemillas.com/semillas/es/plantas/1199-pinsapo-1-planta.html