¿Sabías por qué el Lirio de los Valles es una flor de reyes?


El lirio de los valles (Convallaria Majalis) es considerado como emblema de la buena suerte y de la felicidad. Esta planta llega a europa durante la edad media importada desde Japón, pero no cobra protagonismo hasta el s. XVI.

La historia cuenta que por el año 1560, el rey de Francia Carlos IX viajó a la región de Drome acompañado de su madre, Caterina de Medicis. Y precisamente fue a ella a quien Louis de Girard, le regaló está bella y aromática flor. Desde ese momento, el rey empezó a ofrecer esta flor a las damas de la corte al inicio de la primavera que coincide con el momento de la floración de esta planta.

Así fue, como rápidamente esta tradición se extendió por toda Francia.

convallaria-majalis-lirio-de-los-valles-bulbo-planta-muguet-muguete

Aún a día de hoy, cada año, el primer día de Mayo esta flor blanca en forma de campanilla llena las calles y los hogares franceses. Es tan singular esta fiesta que se ha hecho presente en otros países europeos como Suiza o Bélgica.

La Convallaria Majalis es una planta vivaz, con rizomas ramificados, cuyas hojas tienen forma elíptica y no suelen llegar a superar los 0,25 m. de altura. Sus conocidas flores son pequeñas campanillas blancas con un aroma agradable y particular.

Lo ideal es que la siembra se realice en un suelo rico en materia orgánica y turba para que esté bien drenado y agradece la sombra o semi-sombra con temperaturas suaves y riego moderado. La floración de esta planta sucede desde mayo a junio.

lily-of-the-valley-1415809_1920

En EntreSemillas puedes encontrar esta bonita e histórica flor, tanto en semillas como en bulbos.

La higiene en el jardín


Virus del Mosaico del Tabaco

Que las plantas también sufren de enfermedades víricas, bacterianas y fúngicasno es nada nuevo, pero… ¿realmente lo tenemos en cuenta cuando las manipulamos?

A la hora de manipular nuestras plantas debemos de tomar precauciones para no transmitir enfermedades o plagas de unas a otras, algunas son insignificantes pero otras pueden acabar definitivamente con ellas.

Esterilizar las herramientas de corte y demás utensilios, lavándolos primero con agua y jabón, y posteriormente introduciendo las zonas de corte en alcohol y prenderlas con una llama para matar cualquier organismo patógeno.

Utilizar guantes de jardinero limpios (lavados con detergente y secados al sol), guantes de látex, o si trabajamos sin guantes (no muy recomendable) lavarnos las manos antes del manipulado.

Limpiar previamente la zona de trabajo y retirar los restos mientras trabajamos sobre ella.

Si vamos a reutilizar macetas, lavarlas con utilizando guantes, un cepillo medio para poder frotarla en detalle y utilizar agua con desinfectante. No olvidarse de los platos o platillos, bandejas… o incluso los palos, tutores y estructuras que se utilizan para enderezar o enrrollar las plantas.

Cuidado de no volver a contaminar las herramientas mientras lavamos unas y otras.

Tus plantas te lo agradecerán, sobre todo a la hora de hacer esquejes y en periodos de poda agresivos.

Afianzar el sustrato


Continuando con el tema de los sustratos abierto ayer, nombraremos un aspecto que se nos suele olvidar cuando preparamos muchas macetas con nuevo sustrato, se trata básicamente en afianzarlo bien, haciendo presión firmemente por todas partes.

En un sustrato con espacios de aire, el agua no circula correctamente, la capilaridad por la que ascienden los líquidos se ve interrumpida por las bolsas de aire y puede acabar afectando al crecimiento de las plántulas.

Afianzando el sustrato