La higiene en el jardín


Virus del Mosaico del Tabaco

Que las plantas también sufren de enfermedades víricas, bacterianas y fúngicasno es nada nuevo, pero… ¿realmente lo tenemos en cuenta cuando las manipulamos?

A la hora de manipular nuestras plantas debemos de tomar precauciones para no transmitir enfermedades o plagas de unas a otras, algunas son insignificantes pero otras pueden acabar definitivamente con ellas.

Esterilizar las herramientas de corte y demás utensilios, lavándolos primero con agua y jabón, y posteriormente introduciendo las zonas de corte en alcohol y prenderlas con una llama para matar cualquier organismo patógeno.

Utilizar guantes de jardinero limpios (lavados con detergente y secados al sol), guantes de látex, o si trabajamos sin guantes (no muy recomendable) lavarnos las manos antes del manipulado.

Limpiar previamente la zona de trabajo y retirar los restos mientras trabajamos sobre ella.

Si vamos a reutilizar macetas, lavarlas con utilizando guantes, un cepillo medio para poder frotarla en detalle y utilizar agua con desinfectante. No olvidarse de los platos o platillos, bandejas… o incluso los palos, tutores y estructuras que se utilizan para enderezar o enrrollar las plantas.

Cuidado de no volver a contaminar las herramientas mientras lavamos unas y otras.

Tus plantas te lo agradecerán, sobre todo a la hora de hacer esquejes y en periodos de poda agresivos.