¿Estás pensando en darle un poco de aire fresco a tus plantas de interior? 😃 Eso es genial, sin embargo, sacar a una planta de su ambiente para colocarla en el exterior puede ser estresante para la planta (y para ti si tienes muchas😅) y dañarse o perecer en el intento.

La mejor forma de pasar plantas de interior al exterior es aclimatándolas gradualmente, disminuyendo el impacto de las condiciones exteriores sobre la salud de la planta y que esto tenga un final feliz 🤞

Mover las plantas de interior al exterior

La radiación solar es la mayor “mata plantas” cuando cambiamos las plantas de lugar. Ten en cuenta la cantidad de luz solar que reciben tus plantas dentro de casa o de la oficina, a muchas quizás nunca les haya dado el sol directo, si las expones de golpe vas a tener seguro: quemadura de hojas, deshidratación extrema…

Las plantas de interior, y cualquier otra, no pueden pasar de golpe del ambiente ideal de casa al extremo de exponerse a pleno sol durante horas 🥵 Para que el cambio de ubicación tenga éxito no las coloques al sol, elige un lugar con sombra en el exterior como primer paso, bajo la protección de otra planta de mayor tamaño es una buena opción. Deja que se adapte durante unos días, luego poco a poco trasládala a un lugar con un poco de sol, y luego a otro con aún más sol, no tengas prisa, la adaptación es cuestión de semanas.

  • 2-4 semanas en el exterior en lugar sombreado, sin viento.
  • Otras 2-4 semanas en el exterior con un poco de sol directo. Si vemos que las hojas se queman podemos rectificar y reducir el tiempo de exposición al sol.
  • Luego puedes moverla a su lugar definitivo. Pero conoce a tu planta para saber cuántas horas como máximo puede estar a pleno sol.
ventana con planta

¿Ya has dado el paso de sacar fuera las plantas de interior?

Prepárate para regar más veces en primavera y verano. Dentro de casa las temperaturas se amortiguan y los cambios son más suaves, pero en el exterior las condiciones son otras. En los meses cálidos las plantas necesitarán más agua y posiblemente más nutrientes. Riega más veces 🚿🚿🚿 pero no más cantidad 💧 en cada riego que la habitual. El exceso es tan dañino como la escasez de agua.

¿Qué es eso que mueve mis hojas?

¡Es el viento! 🌬️ Las plantas de interior que no han sentido la brisa del viento en sus hojas son más tiernas y no están preparadas para los vientos fuertes, pero tranquilidad, se adaptarán poco a poco. Mientras lo hacen, considera protegerlas del viento junto a una pared, amarrándola a tutores firmes o bajo la protección de otra planta de mayor tamaño que ya estuviese adaptada al exterior. Ten especial cuidado con las granizadas.

Y si llega el frío…

Depende de la especie, podrían quedarse fuera o necesitar volver al interior (esta es otra historia de aclimatación). Si se van a quedar fuera quizás necesiten protecciones específicas, como pequeños invernaderos, fuentes de calor o mantillos. Hablamos de ello en otra publicación sobre cómo proteger tus plantas del frío.

Últimos artículos