Te contamos el fascinante mundo de las germinación de semillas. Hablamos sobre los puntos clave y un poco sobre el proceso. Si te gustaría saber los secretos de la germinación de semillas, sigue leyendo.

Un poco de biología: sobre el procedimiento de germinación de las semillas.

Con este artículo pretendemos que comprendas el proceso de germinación para que tengas éxito con cada siembra.

Si lo piensas, la germinación es el proceso a través del cual las plantas crecen de una semilla para convertirse en una nueva planta, es el ciclo de la vida. El proceso de crecimiento comienza si las condiciones son las adecuadas y, así, comienzan a desarrollar la raíz y el brote de una nueva planta.

Dentro de cada semilla hay un núcleo, un embrión. La semilla tiene reservas de alimentos que el embrión utilizará en su desarrollo inicial. La mayoría de las semillas tienen una capa que las protege del medio ambiente. Antes de que las condiciones sean apropiadas, las semillas permanecen inactivas. Esta es una respuesta evolutiva para dar al interior de la planta una buena oportunidad de supervivencia.

El proceso de la germinación en sí es simple. Primero, la semilla absorbe agua (proceso de “imbibición“). Cuando esta imbibición es suficiente, la capa externa de la semilla se abre, dejando paso a la radícula y la plúmula, que empiezan a emerger. Estas son las partes del embrión que se desarrolla en una tallo y raíces respectivamente.

Mientras se desarrollan, la parte de las semilla que almacena el alimento, el cotiledón, se despliega. Son fáciles de distinguir, pues es la parte de la semilla más grande. Mientras la planta se desarrolla gracias al cotiledón, ´éste se convertirá en las primeras hojas de la planta.

Conseguir las condiciones idóneas

Estas condiciones varían de una planta a otra. Generalmente, las semillas que están completamente formadas, están secas. Los factores más importantes para que de desarrollen incluyen el agua, la temperatura, el oxígeno y, en algunos casos, la luz o no luz.

proceso de germinación cómo germinar
Ohhh, ¡está saliendo!

Como habíamos dicho antes, las semillas no sólo germinan. Las semillas absorberán mucha agua, lo que hará que se hinchen considerablemente. Los cotiledones contienen reservas de alimentos en forma de proteínas, aceites y almidón. Las semillas utilizan la respiración aeróbica para crear la mayor parte de la energía que necesitan para crecer y convertirse en plantas jóvenes. Esto significa que utilizan el oxígeno para descomponer los alimentos y crear energía.

A veces, la capa de la semilla es tan gruesa que no puede dejar entrar el oxígeno. La semilla, por lo tanto, permanece inactiva hasta que la capa de la semilla se desgasta lo suficiente o se rompe para que la semilla pueda absorber el oxígeno y el agua.

La temperatura también tiene que ser la correcta, afectará la rapidez con la que la semilla crecerá y la temperatura ideal varía de una especie a otra. Sin embargo, cada especie tiene un rango de temperatura dentro del cual germinará. La mayoría germina a temperatura ambiente. Algunas necesitan que la temperatura cambie continuamente entre cálida y fría. Otras semillas germinan a temperaturas justo por encima del punto de congelación. Algunas semillas necesitan sentir el frío antes de poder romper su letargo. Otras, sólo germinarán después de temperaturas muy altas (por ejemplo, un incendio forestal).

Secretos de la germinación de semillas

Escarificación

Durante la escarificación, la capa de semilla se debilita para hacerla permeable al agua, que es esencial para la germinación. Dependiendo de qué es lo que impide que penetre el agua a la semilla, se pueden usar varios métodos: si la capa de semillas es simplemente demasiado gruesa o demasiado dura, las semillas pueden limarse o lijarse con una lima de metal para que el agua pueda penetrar. En un artículo anterior, te contábamos el proceso. Debes tener cuidado de no afilar demasiado y dañar la parte interna de la semilla. Simplemente deténgase justo antes de este punto, déjelo en remojo en agua durante un día y luego póngalo en su sustrato. Otra forma de escarificar semillas duras es usar ácidos y bases diluidos y bañar sus semillas durante unos minutos. El ácido sulfúrico es particularmente popular

Estratificación

Sólo tienes que poner las semillas en la nevera en una maceta con un poco de arena húmeda. Después de sacar las semillas de la nevera, la germinación comenzará con el aumento de la temperatura, lo que en realidad simula la primavera. El uso de fitohormonas como el ácido giberélico es otra forma de hacer que estas semillas crezcan incluso sin un tratamiento de frío.

Las semillas dependen de la luz, plantas tropicales y semi-tropicales

Hay semillas que necesitan luz para brotar. Estas son semillas que en su mayoría son tan pequeñas y frágiles que cubiertas por la tierra no tienen la fuerza necesaria para atravesar la superficie. En general, todas esas diminutas semillas parecidas al polvo deberían ser sembradas sólo en la superficie. Sin embargo, también hay algunas especies con semillas más grandes que también requieren ser sembradas en la superficie (cactus, bambú…).

Un problema común de sembrar superficialmente es el secado o deshidratación, este, una vez que se ha abierto la cubierta de la semilla, mataría las semillas en poco tiempo.

Para las plantas tropicales y semitropicales la temperatura adecuada está entre 22-25°C. Algunas, soportan temperaturas más altas. Por lo que, en algunos casos, es recomendable el uso de invernadero con calefacción regulable.

Otra opción a la que puedes recurrir: cubrir la maceta de la planta con un recipiente de plástico transparente acorde al tamaño de la maceta. Esto, puede ayudar a mantener la humedad y la temperatura. Sin embargo, ten en cuenta que la ventilación diaria es imprescindible para evitar la aparición de moho.

Sustrato

Para un rápido y buen desarrollo de las raíces, el sustrato debe ser ligero y permeable para que el agua y el oxígeno puedan llegar a las raíces. Si el sustrato está demasiado húmedo, puede pudrirse. Puedes probar a meter un poco en tus manos colocándolas en forma de cuenco y presionar, si sale agua hay exceso de ésta. Mira nuestro post sobre sustrato: aquí.

Profundidad de siembra

Como regla general, la profundidad de la siembra debe ser el doble del diámetro del grano. Como hemos mencionado anteriormente, ten en cuenta aquellas semillas diminutas que son dependientes de la luz y asegúrate que a la profundidad que siembres puede llegar suficiente agua y luz.

Recipientes

Si es demasiado grande, las plantas de semillero serán vulnerables a la putrefacción de las raíces, ya que el suelo se secará muy lentamente. La terracota y la arcilla son porosas y son excelentes para las plantas que necesitan un suelo seco y bien aireado. Como cualquier cosa que valga la pena, tendrás que cuidar tus plantas de semillero diligentemente para que florezcan. Puedes leer sobre cómo proteger las semillas recién germinadas: aquí.


Si estáis buscando información específica de alguna variedad: en muchas de las fichas de productos podrás encontrar un apartado de consejos de siembra para la semilla en concreto. Accede a la tienda y busca tu producto.

Hasta aquí el artículo de hoy. Puedes compartir el contenido si te ha gustado, tienes los botones para hacerlo fácilmente en el lado izquierdo. ¡Muchas gracias!


«La cosecha feliz comienza con una siembra cuidadosa». Patrick Mundus.


Artículos relacionados